Tirarse a los coches

Publicado el 4 septiembre 2010
Archivado en Mercè | 1 comentario

El pasado mes de agosto conocí otra forma de ganarse la vida: tirarse a los coches. Iba en coche y me detuve cuando el semáforo se puso en rojo. Los peatones empezaron a cruzar. Me llamó la atención la presencia de un chico cerca del semáforo que de vez en cuando iba mirándome a los ojos, pero no cruzaba. El semáforo se puso verde y alertada por tanta mirada que no comprendía, antes de dejar del todo el embrague, le miré i me di cuenta de su intención de cruzar. Paré en seco para no atropellarlo y cuando desistió, volví a circular. Esta forma de ganar dinero tiene muchos inconvenientes, uno de ellos es que no se sabe muy bien ni la parte del cuerpo que va a salir lesionada, ni la magnitud, además, a parte del primer atropello, se puede sumar un choque en cadena. Por otra parte, si se va convirtiendo en una práctica habitual, será difícil discernir entre la gente que realmente resulte atropellada de la que se tira a los coches para cobrar el seguro. Hasta el momento solamente lo había visto en películas americanas, pero verlo en directo, y que encima casi me haya visto implicada en un asunto de esta magnitud, da un poco de pánico y mucho que pensar.

Comentarios

Una respuesta para “Tirarse a los coches”

  1. sensato on septiembre 23rd, 2010 0:04

    Los sorteaba o se dejaba pillar realmente sorprendente
    volvería de comprar el tabaco

No hay mas respuestas