Pérdida de visión. Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE)

Publicado el 24 noviembre 2010
Archivado en Antonio Orbe | Salir del comentario

Las enfermedades suponen un gran coste para los estados, las empresas y las familias. Prevenirlas o curarlas libera una enorme cantidad de recursos. Entre ellas, las pérdidas sensoriales son uno de los motivos principales de incapacidad. La pérdida de visión originada por la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) es la causa más común en occidente de ceguera legal en personas de más de 50 años.

La mácula es la parte del ojo donde se encuentra la mayor concentración de fotoreceptores. Es la responsable de la visión central. En ella centramos la visión y por ella reconocemos caras, podemos leer, coser, cocinar o marcar un teléfono. La DMAE afecta a la mácula y puede hacernos perder la agudeza visual hasta la práctica ceguera. Dado que tenemos dos ojos cabe la posibilidad de que uno sano oculte el problema del otro enfermo.

Ver las líneas rectas de forma oblicua o un punto negro en el campo visual o tener una visión borrosa, son los síntomas más frecuentes de la DMAE. Afortunadamente su diagnóstico es sencillo y se puede distinguir con facilidad de otros problemas de visión. La visita regular al oftalmólogo es una medida recomendable. También el uso de la rejilla de Amsler que puede solicitar para que le sea enviada a casa y realizar usted la autoevaluación.

Graduarse las gafas adecuadamente, tener buena iluminación, una vida sana, eliminar el tabaco, controlar el colesterol y la tensión, así como llevar gafas de sol con protección ultravioleta del 100% ayudan a controlar la enfermedad.

Prestar atención a una enfermedad ayuda a prevenir sus daños, minimizar sus efectos, mejorar la calidad de vida del paciente y disminuir los costes económicos y sociales que conlleva.

Comentarios

No hay mas respuestas